Genessis comparte con los que generosamente se asoman a este sencillo portal los momentos de ocio que la vida le regala. Es una miscelánea de cosas simples; pensamientos y poemas, fantasías y pasiones, recuerdos y plegarias, vivencias e impresiones, que se plasma en el reverso de una página compartida con los lectores.
Genessis y sus avatares semejan escenarios de un alegórico estreno de un destino que va usurpando la vida en un tiempo prestado.


lunes, 23 de junio de 2014

Ensueños (2)



Ayer caminé por la cornisa de la vida.
Me vestí de harapos y cambié mi aspecto, el de siempre. Me tomé un tren veloz para llegar cuanto antes a donde no tenia citas ni tiempo ni precisiones de nada ni destino.
Me senté en posición sukasana cerca de la puerta principal del templo san Valentino. Adentro estaba Dios reconstruyendo la torre de Babel. Afuera, un fluir de gente piadosa oscilaba indiferente a mi extraña e inusual presencia.
De las 632 personas que pasaron sólo 27 fijaron la mirada en mí y al cabo de cuatro horas bajo el sol candente de verano, una niña de unos siete años, al pasar me entregó una pequeña bolsa de papel que contenía un panino de jamón y queso. Le agradecí con una cálida sonrisa y se retiró, no antes de escudriñarme, compasivamente, el rostro y el vestido. Noté que la madre apresuró sus pasos para alejarse lo más pronto posible del lugar.
Cuando regresé a casa, al abrir la puerta, sentí que alguien me cedió el paso. Intuí que era él; uno de los 27 que fijó su mirada en mi, reconociéndome.
Eres tú! le dije, muy segura.
Cuando me abrazó sentí que mi cuerpo se evaporó y los andrajos quedaron sobre el piso reluciente.

36 comentarios:

  1. Cuando la piedad se expresa sólo en estériles oraciones, no es muy piadosa. En cambio la inocencia de una niña, que aún no ha sido apresada por la frialdad, es la que hace la diferencia.
    Muy buenos tus Ensueños...
    Un forte abbraccio, cara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás esa niña supo ver algo más, o quiso saber más, pero la persona mayor, supongo su madre, le corta el tiempo...
      Abbraccio cara Mirella.

      Eliminar
  2. Esa situación se ve mucho en nuestras calles, cuando hay alguien pidiendo o simplemente sentado con su miseria por vestido la gente se aparta de ellos como si tuvieran la peste.
    Buen relato cara bambina jejeej
    Cuidate mucho y llevate un gran besoteeeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el besote que siempre llega.
      La miseria asusta un poco...

      Un abrazo cálido amico Orthos.

      Eliminar
  3. Cuando los seres humanos, basándose en "La limosna humilla", huye de ella como de quien la solicita, a veces, muchas veces, siempre, se escuda en una sociedad que se conforma en la miseria de muchos de los seres humanos que la componen. Solo la inocencia es consciente de la falta de atención y, siempre, el desprecio, de quienes por circunstancias específicas, siempre desconocidas, se encuentran en ua situación tan paupérrima. Otros muchos siempre sacan el escudo de sus impuestos para que esa institución, inoperante, de servicios sociales, se haga cargo de quienes molestan el paisaje urbano. Excelente relato.

    Un cariñoso abrazo, querida amiga Genessis.

    P.S.: Acabo de comprobar que no te llegó correctamente el comentario de la publicación anterior. Tengo continuos problemas con blogger. Me quiere poco y mal. Lo siento, paso a comentarte de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Antonio,
      Gracias por tu visita y por tu participación explayándote en los comentarios que enriquecen y amplían el pobre texto.
      El comentario anterior ha estado en la bandeja de moderación, no sé las razones por la que va allá.
      Un abrazo grande para ti.

      Eliminar
  4. Si nunca dejásemos de ser niños, seguro que esa piedad sería mucho más generosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños se moldean, naturalmente, del entorno màs inmediato.
      Otro beso Rafa y gracias por venir.

      Eliminar
  5. Si no perdiéramos esa esencia que tenemos cuando somos niños-as, estas cosas no pasarían.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso querida Inma, gracias por tus palabras.

      Eliminar
    2. Un beso querida Inma, gracias por tus palabras.

      Eliminar
  6. Erroneamente tendemos a sobreproteger a nuestros hijos de aquello de lo que no necesitan protección.
    Y no la necesitan porque su mirada clara, vé lo que las dioptrias de nuestra alma nos impiden ver a nosotros.
    Que cruel es la vida que te vuelve insensible, que crueles somos por no rebelarnos a ello.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que somos el producto de la "formaciòn" que nos dan; familia y sociedad... Tendemos a protegernos y a no valorar a los demàs como deberia. Nos importa poco o nada el otro, o los otros.
      Beso para ti karras.

      Eliminar
  7. Precioso texto que nos permite ver lo cruel podemos ser cuando el candor de la niñez nos abandona.

    un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El candor de la infanica dura poco, generalmente los mayores se encargan de sacarnos...
      Beso Marilyn.

      Eliminar
  8. Ya lo dijo el Maestro:"A menos que seáis como niños..."
    Muy interesante también esta entrada, amiga genessis. La verdad es que se han perdido los valores, la sociedad nos ha vuelto insensibles ante el mal ajeno. Sólo miramos nuestros intereses y queremos vivir de acuerdo a las pautas impuestas por los gurús de la moda, las entidades religiosas y políticas, lo que nos lleva a ocultar la pobreza y huir de ella. Sólo los niños son sensibles al dolor de las personas y animales. Un placer leerte. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querido Juan porque siempre vienes.
      Feliz fin de semana.
      Abrazos.

      Eliminar
  9. Me llama la atención el final como siempre en tus relatos. Parece que encontrara al hombre de su vida no?
    Escenas como esta que relatas suceden todos los días. Todos ignoramos la misería. Pobre del que caiga en ese maldito círculo.
    Hace poco leí en el periódico la experiencia de un sin techo que dijo: Solo me ayudaron los pobres como yo que compartían lo poco que tenían.
    Un largo abrazo,querida genessis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese abrazo largo me llegò querida Ohma.
      A veces el infortunio nos une màs, existen todavia gestos de solidaridad aunque duren poco...
      Te mando un beso
      y que tengas un feliz week end

      Eliminar
  10. Es cierto, hay cosas que simplemente sabemos....me gustó aquello de Dios reconstruyendo la torre de Babel

    Paz

    isaac

    ResponderEliminar
  11. Sólo la inocencia entiende de piedad, entiende de bondad.
    El cuerpo difiere, cambia, se hace mayor, pero el alma es atemporal y dispuesta a ser siempre inocente y bondadosa
    Es cuestión de escuchar nuestro interior ante la necesidad ajena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si escuchàramos màs la voz interior seguramente tendriamos un rumbo diverso del que transitamos.... pero la fuerza de la voragine a veces, nos despistan de lo esencial.
      Abrazos càlidos caro Jorge y gracias por tu visita.

      Eliminar
  12. Que bonito!
    El Alma sabe...siempre sabe.
    Un abrazo grande y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Besos Adriana.
      Gracias a ti por tu lectura y tus palabras.

      Eliminar
  13. Hola querida Genessis!!!!
    Existe ternura en esa mirada de niña y me quedo con eso, en que siempre hay alguien que ayuda a quien lo necesita.

    Un enorme y caluroso abrazo con mi cariño!!!!
    Yo también te echaba de menos. Vuelvo por estos lares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cara Estrella,
      te echaba de menos, un gusto saberte por aqui...
      Espero que te encuentres bien en compania de los tuyos.
      Abrazo fuerte y feliz finde....

      Eliminar
  14. Acogedor sueño con final feliz, tambien refleja generosidad muy necesitada en estos tiempos me alegra poder decirte que vuelvo al blog,y me encantaria verte de nuevo, yo seguire pasando por aqui un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josè, un gusto volver a verte por aqui.
      Abrazos.

      Eliminar
  15. Un emotivo y precioso relato con una gran profundidad.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te deseo un feliz fin de semana.
      Abrazos cara Amalia.

      Eliminar
  16. Mais que uma mão estendida
    mais que um belo sorriso
    mais do que a alegria de dividir
    mais do que sonhar os mesmos sonhos
    ou doer as mesmas dores
    muito mais do que o silêncio que fala
    ou da voz que cala, para ouvir
    é, a amizade, o alimento
    que nos sacia a alma
    e nos é ofertado por alguém
    que crê em nós.
    Sua amizade e carinho mesmo
    que você não acredite me faz um bem
    enorme.
    Deus abençoe seu final de semana
    deixo aqui meu carinho e todo sentimento ,
    mais puro que trago na alma.
    Beijos no seu lindo coração.
    Evanir.
    Esta tudo bem?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Evanir.
      Tudo bem!
      Obrigada pela tua bela amizade.
      Beijos.

      Eliminar
  17. Los harapos no disfrazan el alma y valio la pena por ese abrazo...Hermoso escrito como de costumbre me voy reflexionando,
    besos, feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Patricia.
      Feliz semana.
      Un saludito càlido para ti.

      Eliminar
  18. ¡Bello, precioso, creciente, esperanzador y grande!. Mí querida amiga génesis, cuando un relato profundiza en el canal del sentimiento compartido, del crecer en el espíritu, de donar sudor y pan, pienso que ya es mucho, por no definirlo con el todo, ya que la misericordia nunca llega a la cima y tenemos mucha montaña para seguir escalando.
    Vuelvo a realzar la semilla que has esparcido en el campo de la vida y much@s cosecharemos en la parcela personal para crecer en simiente y fruto.
    Sabes que aunque no entré últimamente a comentar en el blog, ello no significa que nuestro cariño esté fuera de sentimientos: Te aprecio y quiero,
    Un abraciño grande con color de verano,
    Rosa María Milleiro

    ResponderEliminar