Genessis comparte con los que generosamente se asoman a este sencillo portal los momentos de ocio que la vida le regala. Es una miscelánea de cosas simples; pensamientos y poemas, fantasías y pasiones, recuerdos y plegarias, vivencias e impresiones, que se plasma en el reverso de una página compartida con los lectores.
Genessis y sus avatares semejan escenarios de un alegórico estreno de un destino que va usurpando la vida en un tiempo prestado.


miércoles, 15 de agosto de 2012

¿Estamos solos?

Esta es la condición de ser seres individuales, únicos, intransferibles.

La experiencia de “estar solo” es diferente a la de “sentirse solo”. Sin embargo, son dos ejes existenciales que nos acompañan en distintos estadios de nuestra vida.

La psicología y también la teología nos dice, y la experiencia lo corrobora, que somos más personas en relación con el otro. Y, somos más, en la medida que compartimos nuestra individualidad. La soledad, como falta de compañía, no siempre es “buena compañía”. En cambio, la soledad, intrínseca, es el encuentro con uno mismo. Es el momento en que uno se siente acompañado por otras certezas que tienen que ver con la trascendencia;  sea como “elevación espiritual” o “trabajo intelectual” u “ocio creativo”, etc.

El sentido del arte de la soledad es un “saber estar solo” y un “saber ser en la soledad”. Es una experiencia interior, que todo ser humano conoce en distintos momentos de la vida. Hay una emoción diferente que se produce cuando la soledad lleva a quienes lo “sienten”  y se sienten interrogados sobre el sentido de la existencia.  La fecundidad de la soledad nos permite elevar la conciencia de los comportamientos habitualmente inconscientes para convertirlos en experiencia del ser para el saber estar solos.

Se suele decir que la soledad es consecuencia de estar solos. Pero la soledad es más, expresa la profundidad de la vida interior (sea constructiva o destructiva, en algunos casos). Cuando una persona siente y goza la soledad, vive la unidad de la vida, esa experiencia, intensa o no, puede ser el principio de una evolución espiritual. Es el estado de la persona que ha alcanzado una disposición mental que le permite percibir una unidad esencial más allá de todas las discordancias de la vida cotidiana. Quien vive esa unidad en su vida de cada día, va “pisando y construyendo” la madurez. La soledad llega a ser como una llave de sabiduría y de paz interior.

El aparente vacío, que la soledad genera, sobre todo la soledad constructiva-humanizadora, es el que puede darle sentido a cada pequeño acto cotidiano y es capaz de darle trascendencia a nuestra vida. Porque en el vacío de la soledad crece nuestro “coloquio o diálogo interior” y nuestra actitud de discernimiento. A una vida enriquecida le precede siempre el silencio, la oración y la soledad. Es su recipiente natural para poder ser fecunda. 
Somos como una obra inconclusa, un cuadro a medio pintar, o una piedra sin terminar de pulir. Y en cualquier caso, la soledad podría abrirnos el horizonte de nuestro corazón y de nuestro entendimiento, siempre perfectible y en camino ascendente.

La razón por la que huimos de la soledad es la sensación de que tenemos que mantenernos siempre en movimiento, para sentirnos vivos, útiles, íntegros y felices.

31 comentarios:

  1. Una buena reflexión, sin duda, sobre los pros y contras de la soledad.
    Para mi la soledad es necesaria para crear y para encontrarte con ti mismo. A mi no me molesta porque no convivo con ella. Sólo busco su compañia en momentos puntuales.
    Besos, gennesis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo, Ohma, has aprendido a llamarla cuando es necesaria su compañía; eso es madurez. La soledad es buena compañía para los momentos de inspiración y creatividad.
      Besos guapa

      Eliminar
  2. Magnífica entrada. Cuan cierto eso que planteas sobre la soledad. Muy pocas veces me he sentido sola. Quizas es que como soy hija única me acostumbre a estar sola.

    Un a braXo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marilyn porque siempre regresas y dejas tus huellas que me gustan encontrarlas.
      “Estar sola” es diferente a la de “sentirse sola"
      Va otro abraxo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena reflexión Genessis, me ha encantado. Cierto, no es lo mismo estar solo que sentirse solo. A mi me gusta buscarme a mi mismo en soledad, es más, necesito al día unos momentos para reflexionar, centrarme en mi mismo.. de alguna manera buscar mis pedacitos quizás revueltos por las circunstancias del día.

    En cuanto a "sentirse solo" me viene a la memoria aquello de... quien dijo que es mejor estar solo que mal acompañado, es que nunca estuvo realmente solo.

    Un besazo Genessis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti se te nota Oscar que eres una persona que sabe "aprovechar" la soledad, se nota ese espíritu reflexivo que trasluces. No dudo en decirte que eres una persona muy especial, en el buen sentido de la palabra. Especial en el sentido que, intuyo, eres joven, y estás rodeado de un áurea que te hace ser único, noble, sensible, sencillo, generoso y abierto....

      Va otro beso para ti y que tengas un lindo día

      Eliminar
  5. Si querida....Adentro, en soledad.... adentro... el tesoro que tanto hemos buscado....

    Paz&Amor

    Isaac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tesoro buscado ...eso, cuando sabemos el valor que encierra.
      Saludos cordiales.
      Paz y Bien!

      Eliminar
  6. Genessis:
    Una entrada profunda, que va directo a las profundidades de nuestro ser. Haces una invitación a la reflexión sobre el tema de la soledad. En este caso, solo se puede abordar este tópico desde una visión referencial propia. Todo tu post es estrictamente válido dentro de tu mente, entonces.
    Es probable que halles algunas coincidencias con otros, ya no digo en pensamientos, o en sensaciones, sino en el campo de las convenciones sociales, éticas, o morales. Tu singularidad está asegurada.
    En cuanto a la mecánica del pensamiento, se me ocurre graficarlo como un contrapunto entre los hemisferios cerebrales; un ejercicio que da lugar a los diálogos internos de cada persona. El resultado de nuestra reflexión dependerá de qué hemisferio predomine en aquel contrapunto.
    La soledad es entonces (y a mi entender), el medio físico propicio para que nuestra mente efectúe -entre otras cuestiones- un análisis de nuestra conducta, busque una comprensión del medio que nos rodea y determine nuestras expectativas futuras.
    Por supuesto, esta es una opinión propia, no influida demasiado por las desconocidas -para mi- psicología o psiquiatría.
    Te felicito, pues has logrado hacer reflexionar a un lector- seguidor.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi muy querido lector-seguidor
      Tus opiniones siempre valen mucho para mi. Te releo y me compenetro de cada frase. Sé que lo haces porque tienes criterios y contestas porque te adentras en el tema que sea. Esos aportes que me dejas siempre me amplían el horizonte y entonces mi singularidad se ensancha...
      Siempre comparto tu forma de pensar y de ver las cosas, y quizás sin ser demasiados expertos en la artes de las letras ponemos todo nuestro empeño en hacerlo y a la vez ir aprendiendo. Esa sencillez, creo lo tenemos y nunca será tarde en aprender más cosas.

      Gracias por tu tiempo y apreciación mi querido Arturo
      Un gran abrazo

      Eliminar
  7. Una lección magistral,que agradezco sinceramente.Me siento privilegiado de que personas sumamente cultas y profesionales como tú y otros amigos virtuales compartan sus conocimientos conmigo.En la vida real eso es impensable, los catedráticos y profesionales de reconocido prestigio se aíslan de la masa.A mí algunos profesores y artistas que conozco me miran por encima del hombro, por ello me admiro ante el milagro de la Red que hace tabla rasa con todos por igual. Gracias, amiga.
    En cuanto al tema, según el diccionario Soledad significa: aislamiento, abandono, retiro, incomunicación, separación, desamparo, encierro, clausura, destierro,melancolía, nostalgia, añoranza, tristeza

    La soledad generalmente es temida casi por todos los seres. A pesar de todas las maravillas de que gozaba el Hombre en el Edén no era feliz, se hallaba solo y necesitaba compañía.

    Como bien explicas existen dos clases de soledades, la voluntaria y la impuesta
    La soledad del corredor de fondo es de las primeras, él rehuye la compañía y se aísla buscando el éxito. Y en ese apartado incluyo no solo a deportistas, sino también a escritores, pintores y artistas, quienes se retiran a veces voluntariamente de la vida pública para inspirarse lejos del mundanal ruido y de interrupciones molestas e indeseadas.
    Cuando leemos un libro también buscamos la soledad,aislarse del mundo para sumergirse en la trama. Del mismo modo a veces amamos la oscuridad de la alcoba para reflexionar o soñar despierto mientras tu pareja duerme, es soledad a pesar de estar acompañado.

    La soledad temida es la de la viuda,la del inválido que nos sonríe y se muestra feliz cuando nos ve, la de los ancianos que viven solos, lejos de sus hijos, la del preso que vive entre rejas físicas, la del preso de amor imposible, la del fracaso, la del espíritu.
    Soledad es también un precioso nombre de mujer, y el nombre de una canción que ganó el premio de Benidorm, y también el nombre de una mujer hermosa pero algo inculta que servía en la barra de un bar de mi pueblo. Si le preguntabas: ¿Qué está mas lejos, Argentina o la Luna?
    Ella respondía: ¿Estás tonto o qué? ¿Tú puedes ver Argentina desde aquí?
    Y como presumía de hablar en inglés, le preguntábamos cómo se llama la puerta y ella decía: Door
    ¿Y vendedor de puertas, cómo se dice? Insistíamos
    ¡Vendedoor!
    Un beso querida génesis y feliz día

    ResponderEliminar
  8. SOLEDAD, 1º premio Festival de la canción en Benidorm, año 1973
    http://www.youtube.com/watch?v=W_bYpZr6YCM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Juan
      Ante respuestas o comentarios como los tuyos yo me inclino. Tú no te crees que eres muy ilustrado, pero te infravaloras, nada más. Tus palabras son dignas de depslazar lo que yo escribí con mis pocas luces sobre el tema. Es cierto, nuestras individualidades nos permiten hacer cosas diferentes, porque pensamos y escribimos de manera muy personal. Claro, además del sexo y la cultura (norte-sur) que nos diferencian un poco, bastante... Tú eres un manojo de sabiduría, Juan, esa sabiduría que da la vida con sus avatares de cada día.
      Con cada comentario voy descubriendo al Juan que es una excelente persona, y eso basta y sobra para mi.
      Un abrazo fuerte Juan,
      quien te aprecia de corazón, genessis.

      Eliminar
    2. Qué hormosa la canción de Emilio José, hace años que no la escuchaba.....Gracias!!!

      Eliminar
  9. Encuentro mi vida repleta de gente, saciada de gestos y palabras que normalmente me llenan de gozo. La soledad aparece de improvisto y es con ella con quien a veces mejor me entiendo, sabiendo que puedo llamarla cuando la requiero y despedieme de ella en cualquier momento.
    Me gust sentir la soledad, pero detesto sentirme solo.
    Un abrazo amiga, y gran reflexión la tuya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, ya intuía que eres una gran persona; llamarla cuando la precisas y despedirla cuando no es necesaria su presencia, es de sabios.....
      Sentirse solo, creo ha de ser el despojo más inhumano.
      Me encantó saborear tus palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Sólo quería pedirte perdón Génesis, por todo...no me malinterpretes por favor....nos vemos, unbesote amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carissimo Marengo
      No pasó nada.
      Nos vemos. Otro beso para ti.

      Eliminar
  11. Me parece muy acertado (no me atrevo a decir genial, aunque lo es) el planteo entre "estar" solo y "sentirse" solo. Esto sin desmedro del resto de la entrada.
    Para mí "quedarme" solo es un tema de constante preocupación y siempre presente en mi vida, pero como creo que no aporta nada abundar en detalles personales, prefiero continuar con los conceptos.
    Creo que la soledad propicia la introspección y la introspección el crecimiento personal. Sin duda que la vida de relación amplía todas las posibilidades, pero para poder aprovechar esas posibilidades son condiciones imprescindibles equilibrio y necesaria madurez, las cuales son reflejos de un Ser presente y un ego debilitado.
    Aprender a convivir con un razonable nivel de soledad es para una asignatura pendiente. "Para vivir sólo es preciso ser un animal o un dios",dijo Aristóteles. Yo no soy ninguno de los dos (aunque estoy muy peligrosamente cerca del animal).
    Un beso grande y excelente entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus aportes mi querido James enriquece el breve tema expuesto. Es un gusto leer cuando se sabe decir las cosas que se piensa como lo haces tú. Todo aporte es bienvenido y cuando sacamos a luz un tema es porque de fondo ya nos interesa aunque no seamos expertos en él.
      ...peligrosamente cerca del animal....(jajaja) y a mi cuánto gusto me daría conocer ese mundo animal.

      Otro beso para ti

      Eliminar
  12. Estoy plenamente de acuerdo con tu reflexión sobre la soledad.Quien no sabe estar en soledad , quien se evade en el griterío de impersonal tumulto , no se conoce y huye de sí mismo.La soledad constructiva es sinónima de madurez emocional.Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre eres muy amable, tu cálida presencia ilumina mi espacio.
      Tu gentileza te los devuelvo con un beso.

      Eliminar
  13. La soledad es el crucero inolvidable que nos enseña cada recoveco de nosotros mismos....solo en soledad podemos encontrarnos con nuestro yo interno.

    Besos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta sabiduría encierra tu frase..."el crucero inolvidable que nos enseña cada recoveco de nosotros mismos".

      Va otro beso para ti querida amiga

      Eliminar
  14. A mí me gusta estar sola. Es que soy hija única y me he acostumbrado desde niña, tengo vida interior. Al mismo tiempo suelo sentirme sola que es otra cosa, puedo estar rodeada de todo el mundo y sentir que existe un abismo entre esas personas y yo.

    Es raro jijiii, de psicólogo.
    Besos, interesante entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada raro Luján, es lo normal de la vida. Nadie se escapa de encontrarse alguna vez sola/o a pesar de estar rodeado de gente...

      Un abrazo niña linda.

      Eliminar
  15. Magnífico texto que invita a la reflexión y, al menos en mi caso, a la distinción entre muchos tipos de soledades, al pensamiento de que huyo de ella más a menudo de lo que debiera y a lo difícil que es encontrarse con la soledad en la que uno se aparece a sí mismo sin posibilidad de engaños.
    En efecto, a veces puede ser dolorosa y a veces creativa y hermosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en la soledad somos lo que somos, sin otra piel, por eso requiere autenticidad. Más de las veces es dolorosa y difícil, pero también como bien dices son momentos muy hermosos y de creación.

      Va para ti otro abrazo

      Eliminar
  16. Podemos estar solos y no sentir la soledad; podemos estar acompañados y sentirla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto!

      Gracias por tu lectura Alejandro.
      Saludos

      Eliminar